Todos los días tienen un minuto en que cierro los ojos y disfruto echándote de menos.

— Joaquín Sabina.