Entonces disfruta tu dolor. Aprovéchalo ahora que eres joven. Y sufre, hijo mío, sufre todo lo que puedas, que estas cosas no duran toda la vida.

Gabriel García Márquez (El amor en los tiempos del cólera)